El general Iván Komzín

El jefe del Distrito hidrotécnico de la orilla derecha - capitán del cuerpo de ingenieros Ogloblin - me invitó a su despacho y me enseñó la orden que acababa de recibir firmada por el general Komzín, Jefe de la Construcción.

Según aquella orden yo había sido ascendido a ingeniero jefe de sector y debía regresar a la orilla izquierda para trabajar en las obras de los canales de acceso a las esclusas de la hidroeléctrica y, particularmente, en la construcción de una de ellas.

Cuando me presenté ante el general Komzín comprendí que me había llamado, ante todo, para saber cómo vivíamos los jóvenes especialistas, cerciorarse de que yo no estaba olvidando el idioma español y aclarar las condiciones de vida que teníamos. Era indudable que las instrucciones respecto a mi nuevo trabajo podrían habérmelas dado cualquiera de los vicejefes de la Construcción.

El Jefe de la Construcción - general mayor de ingeniería - Iván Vasílievich Komzín

En la foto: el Jefe de la Construcción - general mayor de ingeniería - Iván Vasílievich Komzín

Al despedirme decidí comunicarle que en casa guardábamos un lingote de la primera fundición del alto horno de Magnitogorsk semejante a aquel que él tenía en su mesita.

¡No podía creerlo, y menos aún creer que Inna fuese la hija de Alexandr Kashéev!

Un domingo, inesperadamente, Komzín me llamó por teléfono a casa - que se encontraba a unos trescientos metros de su chalet - y me pidió permiso para visitarnos y "comprobar", como dijo en broma, si efectivamente existía nuestro lingote del alto horno de Magnitogorsk. Tomamos un té ruso que, acompañado de los búbliki y sujáriki - rosquillas y rebanadas de pan tostado - le gustó mucho.

Iván Komzín era un magnífico narrador. Su biografía era muy parecida a la de la mayoría de los jóvenes entusiastas. A los 25 años, después de haber terminado su carrera de ingeniero, Iván Komzín ya participaba en la construcción del Combinado Metalúrgico de Magnitogorsk. Su residencia era una tienda de campaña en la estepa uraliana. Años después trabajó en la construcción de una serie de obras industriales en Turquía, contratadas con la Unión Soviética. Llegó a ocupar el puesto de Vicecomisario del pueblo de la Industria de Maquinaria Pesada de la URSS.

En los años de la guerra contra la Alemania fascista y de la postguerra fue nombrado jefe de la Dirección de reconstrucción y construcción de los puertos de Tallin y Sebastopol - este último puerto fuerte de la Armada soviética en el Mar Negro - destruidos bárbaramente por los hitlerianos durante su retirada.

Adelantando cronológicamente mi relato, quisiera señalar que - una vez terminada la Construcción de la hidroeléctrica de Kúibyshev Iván Komzín, fue nombrado Consejero Superior de la Construcción de la presa de Assuán, erigida con la ayuda técnica de la Unión Soviética. Transcurridos cuatro años, en el pecho de Iván Komzín brillaban ya las máximas condecoraciones de Egipto y de Túnez.

Mi vida en la orilla izquierda comenzó por tener que persuadir a mi pequeña hija de que yo, aunque mucho más delgado y con la cara quemada por el frío viento del Volga, era su papá.

Pero las nuevas obras que me habían sido encomendadas se encontraban a casi 10 kilómetros de casa y requerían que las dedicase 10-12 horas diarias.

Comenzaba en la vida de nuestra todavía joven familia un largo período de acontecimientos cuya narración lo podrán lograr de mejor modo algunas páginas sueltas de los documentos del archivo familiar.

Inna y el autor quieren imaginarse las verdaderas dimensiones de las futuras esclusas y de los canales de acceso a ellas

Inna y el autor quieren imaginarse las verdaderas dimensiones de las futuras esclusas y de los canales de acceso a ellas

Yo llamaría a estas páginas "un poco de todo revuelto", como llamaba en mi infancia al cubilete que - por cinco céntimos - nos llenaba de diversas chucherías el vendedor de chufas y pipas de girasol, cacahuetes, almendras y torrados, que siempre nos esperaba con su carrito a la hora de merendar en la puerta del cine "Goya" de Valencia. Los periodistas lo llaman "mesa revuelta" y lo aplican a una sección de diversas noticias o comentarios entre los que, a primera vista, no hay conexión ni semejanza...

La "Mesa revuelta" de aquella década

El ladrón que no estaba de acuerdo con Lenin

1952, mayo.

... Es menester comenzar las obras en la esclusa Nº 23 pero, aunque el número de bombas de achique y su colocación corresponden a los previstos en el proyecto, el nivel de las aguas subterráneas no disminuye. Creo necesario estudiar la posibilidad de colocar una segunda fila de filtros aciculares achicadores y me dirijo al matorral que linda con el alud de la ataguía que protege las obras de la esclusa contra las aguas del Volga. Supongo que precisamente este es el sitio en el que la filtración supera los cálculos teóricos.

Hace un día primaveral magnífico. Tres hombres - utilizando como almohadas sus chaquetones guateados y como sombrillas las espesas matas que los rodean - duermen a pierna suelta. Por sus prendas de vestir no dudo que son presos comunes.

Despierto a uno de ellos que duerme sin camisa y en cuyo tatuaje dorsal puedo leer:

¡Jamás olvidaré a mi entrañable madre!

El "bello durmiente", al verme, se levanta sin prisa alguna y me saluda sonriendo cortésmente. Los otros dos también han despertado y se levantan y sonríen con la misma lentitud. Por sus modales es indudable que pertenecen a los versados en fechorías, conocidos en el mundo de la delincuencia con el nombre de "legalistas". Comprendo que me han reconocido: lo primero que le interesa a cualquier recluso es saber "who is who" allí donde reside y trabaja.

Los ingenieros somos personas gratas para ellos y nos respetan.

Les pido que se presenten. El del tatuaje, en nombre de los tres, me dice con ironía que son responsables del trabajo cultural de masas - "kultorg" - en sus respectivas brigadas. Me comunica los números ordinales de éstas y los apellidos de cada uno de ellos.

Desde el primer momento, aunque no me lo hubiese confirmado, yo no he dudado de que los tres fueran "kultorgues": en el Gulag, como regla, los jefes de las brigadas de trabajo son obreros cualificados y buenos organizadores, mientras que los puestos de "responsables del trabajo cultural de masas" en dichas brigadas los ocupan los "legalistas".

Le pido a uno de ellos que vaya y comunique al jefe de su brigada que le espero aquí con todos sus obreros, para cortar todo este matorral que impide el trabajo de los topógrafos y la colocación de los dispositivos de achique.

Andando con el garbo y aparente lentitud propia de esta gente el "kultorg" se aleja.

Quiero aprovechar la ocasión y el tiempo que pase hasta que llegue la brigada. Pregunto al tatuado qué problemas culturales trata actualmente con los trabajadores de su brigada. Cansado ya de tener que aguantarme y mirando de reojo a su compañero me lanza la siguiente sarta.

¡Ciudadano jefe! El problema principal que nos preocupa es el que en ninguno de los numerosos tomos que reúnen las obras elegidas del Jefe del Proletariado Mundial, Vladímir Ilich Lenin, podemos encontrar una respuesta científica y marxista al por qué la Historia no aprecia el papel que nosotros hemos jugado y jugamos actualmente en su desarrollo.

Usted, que indudablemente es una persona culta, recordará que en la época de la Esclavitud ya existían los ladrones. Es suficiente recordar que en Atenas fue aprobado el código draconiano de castigos contra el robo. Por lo tanto ya existían ladrones. Pero si alguien duda de ello es bueno que recuerde la Biblia: a la derecha de Jesucristo fue crucificado el buen Ladrón, y a su izquierda el mal Ladrón.

Fue la época del Feudalismo la que sustituyó la vieja forma de relaciones sociales, y los ladrones no sólo no dejaron de existir sino que aumentaron sus filas.

El Capitalismo fue el sucesor del Feudalismo. Al recordar nombres como Al Capone de la "Cosa Nostra" o Salvatore Giuliano de la mafia siciliana se te ponen los pelos de punta: el Capitalismo pulula de ladrones.

Pero, gracias a los bolcheviques, en una sexta parte del mundo triunfó la Revolución Socialista

- el tatuado hizo una pequeña pausa y, señalando con el dedo índice a su compañero y luego a sí mismo, añadió:

¡pero nosotros también estamos aquí presentes!

¿Por qué Lenin en casi todos sus trabajos habla sólo de la burguesía, del proletariado o de su aliado el campesinado? ¿Se ha olvidado de nosotros o nos menosprecia? ¿Es un descuido o un error político? ¡Eso es lo que precisamente ahora nos preocupa, ciudadano jefe!

La muerte de Iósif Stalin

1953 - 5 de marzo.

... A las 9 horas y 50 minutos de la mañana ha fallecido Iósif Vissariónovich Stalin.

Todo el inmenso mundo socialista y la gente progresista de los cinco continentes están enlutados. El silencio que reina en esta zona de trabajo donde construimos las esclusas es inquietante...

¿Qué nos espera a todo el pueblo soviético sin él?...

Los altavoces, cuyo número ha sido triplicado en la zona, refuerzan los lamentos de los réquiems de Mozart, Berlioz, Brahms, Kabalévskiy...

Los mejores locutores de todas las cadenas de radio nos mantienen día y noche al tanto de los acontecimientos...

Es impresionante oír la empañada voz de Levitán, que durante los años de guerra fue el intérprete que leía por radio las alentadoras órdenes firmadas por el Generalísimo Stalin...

La crónica de los 30 años más difíciles de la Unión Soviética es inconcebible sin el nombre de Stalin y sin el conocimiento de la devoción que el pueblo soviético siente por él...

Stalin es para los soviéticos sinónimo de Patria. En los frentes de batalla los soldados soviéticos se lanzaban a su último ataque con el nombre de Stalin en sus labios...

La presencia de Stalin en la tribuna del Mausoleo durante las demostraciones del 1º de Mayo o del 7 de Noviembre en la Plaza Roja era el símbolo de estas fiestas...

Se me asoman las lágrimas a los ojos y decido ocultarlas de los demás alejándome al terraplén con rieles por los que se desplaza la grúa de cable aéreo. Este terraplén es el lugar más elevado de la obra y permaneceré inadvertido...

El paisaje de las enormes esclusas y larguísimos canales que se abre a esa altura no abarca, sin embargo, los casi 14 kilómetros por los que será derivada la navegación por el Volga...

Stalin, organizador de las obras del Comunismo, ya no podrá ver cómo enormes barcos navegan por estos parajes, que aún guardan las canciones de los sirgadores...

El tiempo es desapacible, pero los trabajos en las obras no cesan ni un solo minuto...

Un comunicado anuncia que Geórgui Malenkov - discípulo predilecto de Stalin - sustituirá a éste en su puesto de Presidente del Consejo de Ministros de la URSS...

Tres días dura el duelo oficial...

Una cola de centenares de miles de personas serpentea por las calles de Moscú día y noche. Todos quieren decir el último ¡adiós! a su Stalin...

Los dirigentes de los principales Partidos Comunistas del mundo ocupan sus puestos en la Tribuna del Mausoleo de Lenin. Entre ellos se encuentra nuestra Dolores...

El cadáver de Stalin más tarde será embalsamado y depositado junto a la momia de Lenin...

La amnistía

1953 - 29 de marzo.

Hoy ha sido publicado un Decreto del Presídium del Sóviet Supremo de la URSS de acuerdo con el cual un gran número de presos serán amnistiados.

Aquí corren rumores de que el perdón decretado por el Presídium concierne a más de un millón de reclusos, que parece ser la mitad de todos los presos existentes en la Unión Soviética. La alegría en la zona es difícil de describir...

Se me acerca el jefe de una brigada. Es natural de Adiguea, una región autónoma del Cáucaso del Norte. Históricamente, los adigos son un pequeño pueblo guerrero que en la actualidad sólo cuenta con cerca de cien mil representantes. Como todos sus paisanos, es un fortachón de baja estatura. Me pregunta si, en caso de que sea amnistiado, podrá quedarse a trabajar en la construcción de la esclusa. Le respondo que no dude, que estaremos orgullosos de seguir trabajando con él.

Su historia es muy triste y me recuerda la historia del tío de Inna - el "halcón staliniano" capitán Rubtsov. Cuando comenzó la guerra el adigo en cuestión tenía 23 años y era teniente de infantería. Su unidad, que formaba parte de la reserva "caliente" de las fuerzas fronterizas, pronto entró en combate. En un cuerpo a cuerpo quedó aturdido por un fuerte golpe que alguien le asestó en la cabeza. Cuando recobró el conocimiento vio que se encontraba en manos de los alemanes. Le esperaba un primer campo para prisioneros de guerra y luego un intento de fuga a la cabeza de un grupo de valientes.

Pero otra vez fue capturado e internado, después de tremendas palizas, en otro campo de régimen riguroso. No obstante, con otro grupo de prisioneros que él organiza, el joven teniente logra escapar una vez más de las garras fascistas. Ahora con éxito.

Largas jornadas nocturnas en búsqueda de los suyos. En una de estas jornadas el grupo fugitivo es sorprendido por guerrilleros franceses de "Le France-Tireur" y, una vez identificados como soviéticos, reciben armas y prosiguen la lucha contra el odiado fascismo alemán que - como sabe el teniente adigo - ya ha ocupado la ciudad de Maikop, capital de su región natal.

Al terminar la guerra el grupo soviético de "Le France-Tireur" - habiendo jurado con sus amigos franceses que el próximo año todos se reunirían en Adiguea para conmemorar juntos el aniversario de la Victoria sobre el fascismo - abandona la tierra francesa y se dirige hacia el río Elba para unirse a su ejército: al Ejército Soviético.

Los célebres "SMERSH" los internan en un campo de concentración "hasta que se verifiquen sus relatos".

Un juicio inesperado y nuestro teniente es culpado de haberse unido voluntariamente a los francotiradores nacionalistas de Charles de Gaulle, en lugar de haber luchado en los maquis, en las filas de los comunistas franceses. Me contaba el ex teniente del Ejército Soviético que fue en aquel breve juicio donde por primera vez en su vida oyó que entre los guerrilleros franceses - que acosaban a los invasores alemanes día y noche - existía un diferente objetivo final.

Sus numerosas cartas a las instancias superiores pidiendo justicia jamás recibieron contestación alguna.

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votos)

Ud. no forma parte todavía de nuestro Club. Y por lo tanto, ¡no puede dejar sus comentarios!
Tiene que registrarse antes en el Club